11 de abril de 2021

Entrevista a los olímpicos Jordi Monjo y Jordi Roura, pioneros del luge

Los Juegos Olímpicos, el mayor acontecimiento deportivo a nivel mundial, siempre traen consigo grandes hazañas deportivas, historias de vencedores y vencidos, historias de aquellos que alcanzan la gloria con sus medallas, pero tienen otro elemento fundamental que llevan en su ADN y que los hacen especiales, es el de otras grandes gestas no tan relacionadas con la victoria, sino con el gran éxito que ya supone llegar a participar. Como decía Coubertin “Lo importante en la vida no es el triunfo sino la lucha, lo importante no es haber ganado sino haber competido bien”. A lo largo de la historia ha habido un gran número de esas otras gestas deportivas que también forman parte del movimiento olímpico, por ejemplo las de aquellos que logran acudir en deportes sin ninguna tradición en su país. De sobra son conocidas, por ejemplo, las historias del equipo jamaicano de Bobsleigh o del saltador de esquí Eddie “El Águila”, que hasta han llegado a la gran pantalla.

En España también tenemos de esas historias, aunque no son tan conocidas, como la que traigo a continuación. La historia, con testimonios de sus protagonistas, del equipo español de luge, que acudió a los Juegos Olímpicos de Invierno de Grenoble 1968 en un deporte sin ninguna tradición en nuestro país. El luge, un deporte de trineo, en el que gana aquel piloto que completa el recorrido en el menor tiempo posible sumando los tiempos de distintas bajadas.

Aquella aventura estuvo protagonizada por Luis Omedes (12/01/1938), a quien ya tuve el placer de entrevistar hace unos meses, por Jesús Gatell (13/07/1943), tristemente fallecido el 2 de marzo de 2020, y por Jordi Monjo y Jordi Roura, a los que agradezco esta entrevista y el haberme compartido su historia.

Jordi Monjo Burcet (21/02/1944) y Jordi Roura Bonet (20/07/1946), naturales de Barcelona, eran desde siempre amantes de los deportes de invierno, al igual que Omedes y Gatell, y antes de llegar al luge habían destacado en esquí alpino. Ya se conocían previamente del Club Alpino Nuria, participaron en campeonatos de Cataluña, de España y fueron integrantes de la selección española. De hecho Jordi Monjo estuvo preseleccionado para los JJOO de Innsbruck 1964, y se quedó cerca de acudir.

Así me lo contaba:

En 1967 Juan Antonio Samaranch llegó a la presidencia del Comité Olímpico Español y se propuso impulsar los deportes de invierno pensando en la cita de Grenoble. Lo consiguió, España envió a esos Juegos a 20 deportistas, la delegación más numerosa hasta la fecha en una cita invernal. De la mano de Andrés Mercè Varela, prestigioso periodista olímpico y secretario de Samaranch por aquel entonces, les llegó la propuesta de practicar el luge a nuestros protagonistas. Así me contaban el inicio del proyecto y que no se lo pensaron dos veces:

Jordi Monjo
Jordi Roura

Los cuatro españoles se marcharon en enero de 1968 a la ciudad austriaca de Imst a entrenarse en este nuevo deporte para ellos y a prepararse para la cita invernal de la mano del entrenador austriaco Klein Hoffer, que también había sido piloto de luge. Curiosamente a ambos se les quedó grabado el mismo momento al ver la pista de luge por primera vez.

Jordi Monjo
Jordi Roura

Antes de poder lanzarse por la pista realizaron una serie de entrenamientos en caminos cerrados de hielo, para dominar la conducción del trineo en este peligroso deporte. Luego ya pasaron a la pista de hielo, en la que previamente a poder descenderla en su totalidad, había que ir realizando bajadas de tramos más pequeños, empezando por abajo, hasta tener la suficiente técnica y experiencia como para poder realizar una bajada completa. Allí coincidieron con deportistas de otros países que también se preparaban para los JJOO. Realizaron entrenamientos en las pistas de Imst y de Innsbruck. Ambos coinciden en destacar que a Jesús Gatell era al que se le solía dar mejor de los cuatro y el que realizaba mejores trazadas.

Así me contaba Jordi Roura como fueron esos entrenamientos

Los Juegos Olímpicos de Grenoble dieron comienzo el 6 de Febrero de 1968, ellos se marcharon desde Austria unos días antes rumbo a la ciudad francesa. Participaron en la ceremonia junto al resto del equipo español. Esto me comentaban sobre la ceremonia y su estancia allí.

Primero habla Roura, luego Monjo
Desfile de Grenoble 1968 . De Izquierda a Derecha: Monjo, Roura, Gatell, Omedes. (Detrás del cartel el entrenador Klein Hoffer)

El 11 de febrero se inició la competición olímpica de luge en la pista de Villard-de-Lans. Allí los españoles quedaron de los puestos 42 al 45, (por este orden, Gatell, Monjo, Roura, Omedes) de entre los 50 participantes que tomaron la salida. El objetivo de competir en unos Juegos y completar las bajadas de la mejor manera posible se había conseguido en esta gran experiencia olímpica.

Esto me comentaron cada uno sobre la competición, objetivo y sensaciones:

Jordi Monjo
Jordi Roura
Video con imágenes y fotos de las competiciones de bobsleigh y luge en Grenoble 1968 (Minuto 1:38 empieza el luge)
Video del Luge en Grenoble 1968. Fuente: Youtube: @olympic

Tras esos Juegos, Jordi Monjo, Luis Omedes y Jesús Gatell dejaron la práctica del luge, pero Jordi Roura continúo unos años más y estuvo presente en los Campeonatos del Mundo de 1970, disputados en la pista alemana de Königsee, junto a dos nuevos pilotos (Gerardo Seeliger y José Zazurca) que se sumaron a un proyecto, que poco a poco fue desapareciendo hasta que dejó de haber practicantes de luge de nuestro país, debido principalmente a las dificultades que conlleva el mantener algo así sin tener ninguna pista en España.

Nuestros protagonistas no abandonaron el deporte del todo, los dos han sido siempre unos apasionados de ello y lo siguen siendo, practicando otros deportes siempre que han podido, y también, de vez en cuando, continúan siguiendo las competiciones de luge por televisión, lógicamente ven una clara evolución en el material y en que todo está mucho más profesionalizado, pero la esencia de la disciplina sigue siendo la misma.

Como olímpicos, los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992 supusieron, como para todos los aficionados del deporte, una gran emoción. Jordi Roura los siguió como espectador, mientras que Jordi Monjo llegó a vivirlos desde dentro como traductor y ayudante para la delegación de Costa de Marfil. Así me lo contaba.

Reitero mi agradecimiento a Jordi Monjo y Jordi Roura por su tiempo en compartir conmigo sus vivencias. Ustedes son parte de la historia del deporte.

Foto de portada: Jordi Monjo en la prueba de Grenoble 1968. Cortesía del propio Jordi Monjo.

Foto del desfile: Cortesía de Luis Omedes.

Un pensamiento en “Entrevista a los olímpicos Jordi Monjo y Jordi Roura, pioneros del luge

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *